Inversión en valores cotizados

Las inversiones en valores cotizados son gestionadas a través de Orfeo Capital SGIIC, S.A., sociedad inscrita en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) española y, por lo tanto, supervisada por ella, rigiéndose por las leyes y normas que a este respecto dicta la Unión Europea.

Orfeo Capital SGIIC es el resultado de la transformación en sociedad gestora de una EAFI, sociedad también supervisada por la CNMV.

La misma EAFI nace como la evolución natural de un importante family office que abre sus puertas ante la petición de inversores externos a los que les gustaba la gestión patrimonial realizada por el family office .

Filosofía de inversión

Gestión en Orfeo Capital

El principio de gestión que impera en  Orfeo Capital SGIIC es el que predomina en cualquier family office, la preservación del capital, tanto en moneda constate como corriente. Para asegurar que ese principio no se olvida, los miembros del equipo de Orfeo Capital coinvierten junto con nuestros inversores la mayor parte de su patrimonio financiero, de tal manera que asumen el devenir de las inversiones como propias. Como característica adicional y con el propósito de eliminar el denominado “riesgo del ego del gestor” la inversión máxima por valor en cada vehículo de inversión está limitada a un importe definido y denominado como “tique de inversión” del fondo.

Orfeo Capital en la actualidad gestiona tres vehículos de Inversión colectiva de perfiles de riesgo diferentes, mediante una combinación de Valores de Renta Variable y Renta Fija. El inversor puede adaptar la inversión a su perfil de riesgo mediante la adecuada combinación de estos vehículos en su cartera.

El equipo de Orfeo Capital SGIIC cuenta con una experiencia agregada de más de 30 años en el mundo de la inversión en valores cotizados.

Criterios de selección

Proceso de inversión en renta variable

El proceso de selección de los valores se realiza siguiendo un método estricto. La experiencia en gestión de tantos años demuestra que, para que el éxito sea duradero, debe apoyarse necesariamente en un proceso de inversión metódico y estricto, con el propósito de eliminar errores derivados de los egos de los gestores y centrarse solo en buscar el valor intrínseco de las empresas en las que invertimos.

Para cumplir el objetivo de preservación del patrimonio lo primero es buscar empresas que, como primer requisito, minoren los siguientes riesgos:

  1. Concentración territorial.
  2. Riesgo reputacional intrínseco, por producto o por empresa.
  3. Escasa liquidez del valor, por tamaño de la empresa.
  4. Regulación del gobierno que impida la libre competencia.
  5. Excesivo endeudamiento.

Análisis de valores

Proceso de inversión en renta variable

Entre aquellos valores que carecen de estos riesgos buscamos empresas que por sus características cumplan los siguientes requisitos:

  1. Tengan ellas o sus productos unas altas barreras de entrada, lo que les proporcionará una solida posición de mercado.
  2. Que tengan unas altas barreras de salida para sus clientes, lo que les proporciones estabilidad y seguridad en sus ingresos.
  3. Que sus negocios sean altamente replicables en otros países.
  4. Que sus negocios sean altamente escalables a otros sectores.
  5. Que su porfolio de productos sea amplio y diversificado.

Y, finalmente, todo el análisis y selección de activos es propio, es decir, es realizado por nuestro equipo interno.

Todo ello nos permite clasificar a los valores en los que invertimos en tres categorías diferentes:

1. Valores estructurales

Constituyen entre el 55 y 70% de nuestra cartera de renta variable, y son valores que cumplen todos nuestros requisitos de inversión

2. Valores de Oportunidad

Pueden llegar a ser hasta el 30% de nuestra cartera de renta variable, y son valores que por algún evento propio o ajeno están especialmente infravalorados y tienen un especial potencial de crecimiento

3. Valores Alternativos

Pueden llegar a ser el 20% de nuestra cartera de renta variable, y son valores en los que por nuestra estructura no podemos llegar a su análisis, pero confiamos en otro gestor para que lo haga, después de un previo y profundo análisis del gestor

Valores de renta fija

Proceso de inversión

Bajo la asunción del concepto que es un error considerar a una inversión en renta fija como una inversión sin riesgo, buscamos la más adecuada combinación rentabilidad vs riesgo para inversiones conservadoras.

Cuando estos valores dan alta rentabilidad siempre hay es porque hay un alto riesgo latente de impago o de convertibilidad en acciones. Y cuando el riesgo de impago es mínimo, ofrecen escasa rentabilidad, pero en escenarios de tipos bajos llevan implícito un altísimo riesgo de perdida por precio.

Intentamos en todo momento que la duración media de nuestras carteras de renta fija no supere los cinco años, y siempre son de bonos de EE.UU y de países de la Unión Europea. Vigilamos los riesgos de moneda y sobre todo de convertibilidad de los bonos en acciones.